jueves, agosto 29, 2013

DONOSTIA PIPERRAK

Después de unos días de descanso, hay que continuar con la rutina. El post de hoy es muy sencillo , pero no por eso, deja de tener un arraigo en nuestras costumbres. Estas son unas guindillas que se dan en nuestra tierra y aparte de meterlas en conserva, tenemos otra manera de degustarlas la cual que paso a explicaros.

Como veis, no son de gran tamaño, ni tampoco pican a rabiar, la que pica es como un si y un no, lo justito, las que se meten en conserva, sencillamente como todas, antes se metían en botellas y tenían un gancho hecho en casa, especialmente para sacarlas, se introducían las piperrak o guindillas, en muchas casas siguen así.

La otra manera de prepararlas es sencilla, paso a explicaros.
En una sartén, ponemos medio vaso de aove(aceite virgen extra) dejamos calentar y una vez caliente introducimos las piperrak y vamos moviendo continuamente, para que no se tuesten, tienen que quedar poco menos que al dente, las sacamos a un plato escurriendo el aceite,( nos servirá para utilizarlo en la cocina, ya que está limpio) y le ponemos por encima sal gorda, que para mí es lo que le da el toque mágico.




9 comentarios:

María Dolores A. dijo...

Hola Rosa, hoy mismo me he comido tres piparras en vinagre que me han sentado de maravilla. Lástima que en Andalucía no las podemos comprar frescas porque tienen que estar deliciosas como tu las has preparado. Un saludo.

Rodericus dijo...

Hola Rosa, me siento muy contento de volver a leerte.

Tienes razón en lo del toque de sal gorda. A los pimientos de Padrón también les da un encanto especial.

Un beso.

Juani dijo...

Ummmmmmmmmmmm!! Rosa mi marido disfrutaría de lo lindo con estas guindillitas, a el le gusta que piquen yo soy menos de picantes, si es poco los comería, los pimientos bien ternitos y fritos me encantan.
Besitosssss.

Esther Outón dijo...

Que pena me da ii estuve una semana en Donosti y me canse de verlas en el mercado, quise traerlas pero no sabia que hacer con ellas y que ricas, al ver las tuyas me dije soy una tonta,las traje en tarro, me llamaron mucho ya que en Pontevedra jamas las vi....Me ha encantado saver que se frien....Besitos

Montse Cartanyà dijo...

Los descubrí en casa de unos amigos de Pamplona en los sanfermines y me enamoré de esta exquisitez, nos faltó tiempo para comprar-los en el mercado. Nos encantan, y lo que tu dices la sal gorda les da el toque de gracia. Un aperitvo fácil y riquísimo.

Su dijo...

Pues a mí fritas me gustan más que en encurtido. Un besote.

Júlia S.A dijo...

Hola , yo también tengo un blog de recetas, noticias, curiosidades,...
Aquí os dejo el link, copiad el link y ponedlo en Google.
link:
http://elperiodicodeamy.blogspot.com.es/

lasdeliciasdepilar dijo...

Muchas gracias Rosa por tu visita y por quedarte en mi cocina, me alegro mucho ya que veo que eres como yo, de buen comer y que te gusta la cocina tradicional. Yo tengo estas guindillas traídas directamente de Bilbao, estaba pensando meterlas en vinagre junto a unas cebollas, aunque si te soy sincera me gusta tu idea, solo que estas que me han traído son bastante picantes, mas me recuerdan a las que venden en Jaen, por lo que el uso después de confitarlas mejor lo dejo para aderezar alguna ensalada, tortilla o guiso, no sea que quede muy picante. un abrazo y estaremos en contacto.Pilar.

puritoentusiasmo dijo...

hola rosa, qué bien me viene tu post! le he pasado la receta a un amigo inglés y tu post lo ilustra a la perfección! estupendo post! un abrazo www.puritoentusiasmo.wordpress.com